Flor de primavera.

En esta habitación hay luz, hay sombra, hay calor, hay frío. Se siente de todo hasta tu ausencia, eres alguien que no se puede borrar de un día para otro. Fuiste flor en primavera, espina de invierno, mujer de mi vida. Cada día siento melancolía de haberte perdido, ¿no se, si en verdad fui alguien en tu vida? Ya no importa hoy, yo también tengo un sueño, una meta en la vida. Quiero vivir y ser feliz , hoy… haré de cuenta que jamas paso aquel día de tu huida.

Advertisements

Pequeña.

Me encontré todo aquello que me diste, esos pequeños regalos que no se han perdido, me sentí mal por lo que te dije hace un tiempo, que nunca diste de tu parte, hoy es tarde para decirlo, hace tanto que decidimos dividirnos, ¿qué cambiaría si te dijera que ya lo veo, si te dijera que sigues siendo la persona que más quiero, que aunque lo quiera mi coraje nunca vence y que mis noches aún llevan tu nombre? Hoy es tarde para decirlo, por eso lo escribo, por sí un día llegas a leerlo te guardo un «te amo» que me encantaría decirte.

Un cielo de luz.

Trázame entre las líneas de tus versos. Déjame allí, donde tu boca pronunció cada palabra, dibújame allí; donde tus latidos se diluyeron en cada sentir, píntame allí, donde el mar y el cielo parecen besarse, donde el sol y la luna se extasían hasta bañarse en cada trazo que -de tu tinta- se vierte… Déjame allí, donde siempre quedará tu sentir, tu alma y me abrazarán hasta envolverme en un sueño sin fin.

Amor virtual.

Se conocieron por internet y surgió una amistad. Ella y el vivían separados por una gran distancia, sin embargo los dos se escribían en sus ratos libres. Paso un mes y ya indirectamente se decían que se gustaban, semanas después ya se enamoraban uno del otro. Vivían separados si, pero unidos por un amor virtual, de esos amores que existen hoy en día.

Eres mi musa.

Hace tiempo ya que vivo solo de tu recuerdo. Viernes a mi mente cada día y cada noche, eres luna, luz de mis amores.

Te escribo poemas y también te mando mensajes, nada me llena, necesito de ti.

Quisiera saber un poco más, saber si hoy pase por tu mente, si es que me quieres. Vivo pensándote cada día, cada noche, eres mi musa, que vive distante y que guardo aquí… en mi corazón.

Amor platónico.

Me enamore de una mujer hermosa, no hablo de su físico. Hablo de su corazón tan bello, tan generoso, de mirada tierna y sonrisa… de esas que enamoran.

Me enamore de ella como por arte de magia, caí en el encanto de su dulce personalidad. La veo a diario, cruzamos palabras, le sonrió y me sonríe. Todo en ella es divino así lo veo yo. Pero la vida rodo para que coincidir con ella y aunque me gusta tanto, es para mi, ese amor platónico que me tocó ver y suspirar. Ya que a la vida de ella, a otro le tocó su turno de tenerla a su lado antes que a mi.