Letras Secretas.

“Dios bendiga tu estructura irrepetible, la armonía de tus partículas, la frecuencia en la que vibran, el secreto de tu paz infinita, la forma que adopta el amor cuando tú lo interpretas…y el sagrado momento en que con dulzura me miras…pasmando mis nervios, adormeciéndome la carne; amasando los segundos hasta estirar el tiempo…habitando este sitio hasta condensar todo el espacio existente… …Dios bendiga tu aliento suave, tu sonrisa inolvidable y tus besos, esos que todo lo curan.”

El Otro Sentido.

“Y cuando seamos viejos y me digas:

¿Cómo llegamos juntos hasta aquí?

Yo te responderé:

Porque en lugar de gritar, hablamos; en lugar de huir buscamos soluciones. Porque todo y nada era de los dos, porque lloramos y reímos juntos; porque un día nos prometimos estar en lo bueno y en lo malo y sobre todo porque el amor con el tiempo aumentó en forma de un cariño que no muere nunca.”

Autor desconocido.

Muchas dicen que los hombres no saben cómo provocar un orgasmo, ¿y tú, sí sabes hacerle el amor a un hombre?
No querida, esto no se trata de brincar y brincar, esto se trata de algo más que hacerlo llegar, a ellos también hay que regalarles chocolates, versos y poesías, hacerle el amor a un hombre amiga mía, también es preguntarle cómo estuvo su día, mandarle mensajes bonitos en las mañanas, en la tarde y a medio día…
¿Quieres que ese hombre te vuelva a buscar?, te haces la interesante por darle lo que cualquiera le puede dar…
¿Ya ves? No es tan fácil como crees, para hacerle el amor a un hombre también debes de ser una romántica empedernida, una chef, una experta en modas, una enfermera y una niñera por si se enamora, porque son así, como niños cuando se sienten amados, te conviertes en su mundo…
Además, deberás ser su paño de lágrimas, su amiga y confidente, ellos rara vez lo aceptan pero también son débiles, también sufren por una mentira y por el desprecio de una mujer, también son engañados y traicionados, también llegan a sentirse usados por tu inmadurez…
Los hombres también necesitan que los invites a un café o a tomar una copa de vino, también les gusta pasear y sentirse protegidos…
Te recuerdo que para algunos, no todo es sexo por placer, también les gusta hacer el amor, que le esparzas tus caricias y besos en su cuerpo porque al igual que tú, ellos también pueden tener complejos…
Para hacerle el amor a un hombre, también debes quitarle los miedos, desnudarle el alma, conocer sus temores y ayudarlo a alcanzar sus sueños…
Debes alegrarte de sus alegrías y llorar junto a él sus tristezas y derrotas, porque te repito, los hombres si lloran…
Deberás aprender también a leer e interpretar sus miradas, tendrás que ser más empática para entender sus celos por tus “amiguitos”…
Le harás el amor a un hombre, cuando en público, sin miedo y sin pena, le agarres su trasero pícaramente o le digas un piropo, que de esa forma le grites al mundo que es tuyo y que eres suya también…
Le habrás hecho el amor, cuando a media noche lo abrigues del frío en tu pecho, no habrá mejor cobija para él…
Amiga, has que ese hombre te piense en cada amanecer, que sin ningún motivo diga tu nombre durante el día, que recuerde tus locuras y se le escape una sonrisa, has que su mayor motivación sea el visualizarte en su futuro y que al verte, se le olvide que tuvo un mal día…
Dedícale canciones, aférrate a su espalda en un abrazo, que sienta tu alma y lo mucho que lo amas y te importa, porque si piensas que menearte rico, tocarlo rico, o brincarle rico, era hacerle el amor, ¡estás equivocada…!
No hay mejor manera de hacerle el amor a un hombre que ganándote un espacio en su corazón, porque un espacio en su cama lo tiene cualquiera.

Nadie Existe Más. (Hera)

Me da igual el tamaño de tu culo y de tus pechos, eso me importa más bien poco. Me dan igual tus cicatrices, tus estrías y todo eso que crees que son imperfecciones. Me importa un bledo tu color de ojos y el largo de tu pelo. Y me importa aún menos el número que sale al subirte a la báscula.

Que me da igual, ¿te enteras?

Que todo eso no tiene nada que ver con la belleza, ni con eso que se supone que es lo perfecto. Porque lo cierto es que nadie lo sabe. Quizás es que no existe nada así.

Que lo único que importa en esta vida es que seas en todo momento tú. Que te fijes solo en ti, que pienses en lo que tú quieres y que seas siempre quien quieres ser. Y que digan lo que quieran. Que piensen, que hablen, que critiquen y que opinen. Eso a ti te tiene que dar igual.

Exactamente “Era quien había imaginado toda mi vida, llegué a creer que no existía. Era sublime, intocable, perecía inalcanzable. Era un espejismo, era un sueño… era de alguien”.

Pienso en Versos.

Te anhelo. Añoro tu toque, la forma en que acaricias mi rostro. Extraño la manera en que tomas mi mano y besas mis labios. Ansío sentirme cálida y segura. Suspiro por tu olor y por que me protejas en tus brazos como si no quisieras dejarme ir. Te anhelo porque te extraño a ti y todo lo que hacemos cuando estamos juntos. Deseo tu presencia y solo me queda esperar a que los dos volvamos a ser esos dos locos que no saben qué tan lejos llegarán. Aunque tal vez, sólo tal vez aún el miedo es mi camisa de fuerza en estos días, y lo más lúcido que todavía me queda es saber que te amo sin razón.

Ocaso Inefable

La forma más limpia que te puedo ofrecer, que aspiro a entregarte… es un cariño en silencio, un beso que se guarde en la alegría de mi boca, un abrazo que cobije el tono de tu voz entre recuerdos, un compañía que me envuelva en la soledad de los días. Querer lo que has sido y eres en mí sin atacar tu olvido, sin resistir al paso del tiempo que confunde a las horas, sin que se empañen tus oídos con el llanto de una petición. (Porque quererte no significa que me quieras) entre ese saber y sentir, apelo a las trincheras con los pétalos de los girasol que se caen y me besan o se sujetan persistiendo a una sonrisa.

El otro sentido.

El hombre de ojalata andaba buscando un corazón que latiera dentro suyo, sin ser consciente que lo que de verdad necesitaba es el aceite para poder funcionar.

A veces nos pasamos una vida entera deseando algo que creemos nos hará completos, sin ser conscientes que no luchamos por lo que de verdad necesitamos, y cuando queremos reaccionar….. A veces es demasiado tarde.

Es fundamental entender que hay muchísimas cosas bellas, aprender y asimilar que todos tenemos algo único, y que ese algo nos distingue de los demás…

Libélula-Lunar.

Siempre sale de casa, viaja por el mundo, visita lugares, conoce personas, esta en busca de conocimiento, de trabajo o de lo que necesita pero siempre después de todo quiere volver a casa. Sé para él como un hogar al cual siempre quiera regresar y quedarse, que al escuchar tu nombre signifique hogar… en donde sepa que encontrará calidez y amor, donde se sienta tranquilo y seguro, donde encuentre cariño, comprensión, sinceridad, pasión, amor y que se sienta tan bien como para que siempre quiera regresar y quedarse, para que al llegar siempre pronuncie: “HOGAR… DULCE HOGAR”

Hábitat humano.

En mi mente existe el arte, la técnica de diseñarte un hogar cálido para ti. Proyectar mi sentimiento y hacer magia para tu corazón, para tu hermosa estética. Se hacer buen uso de mis funciones sobre tu piel y recorrer los espacios de tu hábitat humano. (Tu cuerpo )

Una eternidad.

Hace ya un mes y aquí dentro del corazón aún se siente tu ausencia, se siente un hueco en el alma y una herida en el corazón. Si tan solo tuviera otra oportunidad de mirarte a los ojos, de tocar tu mejilla y de oir tu voz. Vuelve cariño que te estoy extrañando, que te sigo amando y te seguire esperando una eternidad.